jueves, 20 de septiembre de 2012

Bienvenida

Estimados participantes:

Desde que estamos en el vientre de nuestras madres nos iniciamos en el arte de la negociación Desde ese período empezamos a negociar constantemente. Estamos más o menos intranquilos en su vientre, dependiendo de lo que ella hace. Empezamos a mandar señales acerca de si nos sentimos cómodos o incómodos. Ella “aprende” a hacer ciertas cosas y evitar otras para lograr nuestro bienestar. Desde que nacemos empezamos a intentar lograr que nuestros padres nos atiendan, alimenten, cuiden y entretengan mediante una serie de medios para complacerlos o importunarlos. Negociamos con nuestros padres con lloros intensos, risas, rabietas, sonrisas, etc., para lograr que nos atiendan

A medida que vivimos y crecemos nos vemos obligados a negociar con todos lo que están alrededor nuestro y quienes interactúan con nosotros. Negociamos, además de con nuestros padres, con nuestros hermanos, otros familiares, compañeros de escuela, maestros, etc. Tratando en cada caso de lograr lo que queremos

En cada instante y a todo lo largo de la vida estamos participando en numerosas negociaciones, algunas veces simultáneamente, unas mas difíciles, otras mas fáciles, y sobre todo si bien algunas con resultados casi triviales para nosotros, unas cuantas son realmente trascendentales, en algunas nos puede ir la vida.

Total, que nuestra experiencia en negociación ha sido intensa y extensa para todos. Algunos en general tienden a sentirse exitosos en sus negociaciones, porque usualmente obtienen lo que quieren y por tanto sienten que “saben negociar” y usualmente “ganan”.

Otros, quizás muchos, no se sienten tan bien en diferentes grados con sus habilidades y experiencia en negociación. Con frecuencia se sienten que han sido “derrotados”, sienten frustración y rabia. Evitan negociar, y como en todo caso la vida los lleva a ineludiblemente hacerlo, no van a ella con una actitud muy conveniente a sus intereses.

Resulta ser que negociar no solo es un arte, sino que cada vez más es una ciencia. Se ha reflexionado, investigado y se está produciendo ciencia en relación a esta actividad humana tan trascendental.

Los invito a iniciarse en el conocimiento de esta ciencia en construcción, y a practicar varias negociaciones simuladas para que puedan conocer y practicar algunos de los principios que les ayudará a negociar con más éxito de ahora en adelante.

Reciban ante todo un cordial saludo, esperando que el participar en este curso de NEGOCIACIÓN sea una experiencia que les permita reevaluar sus actuales estilos de negociación, mejorarlos, desarrollando o mejorando sus actitudes y habilidades en este campo tan importante en el desarrollo de la actividad humana.

Cordialmente

Alejandro E. López R.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada